El Ayuntamiento de Girona promueve la rehabilitación energética mediante Edificat

Los edificios son los responsables de gran parte de las emisiones de CO2 de la ciudad, y este es el causante del cambio climático y de diversos efectos nocivos a la población.
Girona tiene un parque de edificios envejecido que consume mucha energía. la media del consumo de energía por habitante en Girona es de 242 kWh/m2, mientras que el límite marcado en el Código Técnico de Edificación para las nuevas construcciones es de 64kWh/m2. Los edificios Gerundenses tienen 43 años de media, desde la fecha de construcción hasta la última reforma. Y el 30% de las viviendas tienen una calificación energética F o G. 

El Ayuntamiento de Girona, junto con 3 socios más, han impulsado Edificat para combatir esta situación.
GBM ha realizado un preestudio para diseñar una herramienta energética para el proyecto Clúster Edificat, que con el objetivo de reducir el consumo de energía de la ciudad, ofrece servicio de asesoramiento a propietarios que quieran renovar su vivienda para mejorar la eficiencia energética. 

Edificat hace un seguimiento de todo el proceso de rehabilitación de la siguiente manera:

En primer lugar se realiza un diagnóstico personalizado para detectar las carencias energéticas de las viviendas o locales. Un vez hecho el diagnóstico se aconseja sobre las posibles soluciones técnicas y ayudan a los propietarios a encontrar profesionales calificados.
Además, el programa informa sobre las ayudas y subvenciones del ámbito, y sobre el proceso para la tramitación del proyecto. Una vez finalizada la obra de la reforma se realiza un seguimiento de ahorro energético. 

La rehabilitación energética permite reducir las emisiones  y contribuir en la lucha contra el cambio climático. La inversión realizada en la reforma se recuperará con la reducción de los gastos de gas y electricidad. Además, una vivienda eficiente maximiza el bienestar de sus ocupantes. 

 

Tags: edificat, eficiencia energetica, rehabilitacion energetica, renovacion, viviensa sostenible